Justo antes de las vacaciones de Navidad, y tras los exámenes, los alumnos de Bachillerato se fueron a Segart de convivencia. 

Por César Correcher.

El momento de las convivencias en Bachillerato es un momento muy esperado; por un lado, significa el fin del primer período de exámenes y la entrega de notas y, por otro, supone un momento de distensión y diversión con compañeros que, especialmente para los de segundo, dejaremos de ver tanto como hasta ahora. 

Segart supone un punto de inicio, pero también de despedida, ofrece la oportunidad de reflexionar sobre uno mismo, sobre su futuro y también sobre su pasado en el centro. Además, el idílico lugar ofrece la oportunidad de subir al Garbí con calma, disfrutando del aire puro y de la compañía de aquellos que durante años han formado parte de la familia del colegio. 

Galería de imágenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies